A los 100 años muere el científico venezolano Jacinto Convit

Este lunes falleció en Caracas Jacinto Convit García, el científico venezolano que descubrió la vacuna contra la lepra y que desarrolló estudios sobre otras enfermedades tropicales. Convit, descendiente de españoles, fundó el Instituto de Biomedicina de Caracas (actualmente lleva su nombre) en el que desarrolló estudios sobre enfermedades endémicas como la leishmaniasis, lepra y el mal de Chagas. Asimismo, a lo largo de su dilatada carrera realizó otros trabajos científicos. En los últimos años se centró en emplear los mismos métodos sencillos que había utilizado en la inmunoterapia de la enfermedad de Hansen (lepra) para desarrollar una autovacuna en el tratamiento de algunos tipos de cáncer.

Recibió múltiples reconocimientos. En 1987 recibió en España el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica por su dedicación e investigación sobre la prevención y tratamiento de la lepra, leishmaniasis, oncocercosis, micosis y otras enfermedades que afectan a América Latina. En 1988 fue nominado al Premio Nobel de Medicina.En 2002 la Organización Panamericana de la Salud lo designó "Héroe de la Salud Pública". En 2011 Francia le concedió la Orden de la Legión de Honor Nacional. Durante su vida profesional publicó más de 345 trabajos científicos, de los cuales su más reciente artículo fue publicado en el 2013 a la edad de 100 años.

La Fundación Jacinto Convit, creada hace pocos años, resalta que el Dr. Convit se convirtió en un héroe popular en Venezuela por su dedicación a los pobres desatendidos y pacientes con condiciones médicas desafiantes o temidas. Igualmente, indica que durante toda su carrera como médico, Convit nunca cobró a sus pacientes. El Dr. Convit nació en La Pastora, Caracas, en 1913. Era hijo de españoles; su padre Francesc Convit, de Barcelona y su madre, Flora García, de las Islas Canarias. Obtuvo su título de Doctor en Ciencias Médicas de la Universidad Central de Venezuela en 1938 y fue Investigador Asociado de la Universidad de Columbia, Nueva York, en 1944-45 y la Case Western Reserve, Ohio, en 1945. En 1946 se casó con con la caraqueña de origen italiano, Rafaela Marotta, con quien tuvo cuatro hijos de los cuales viven Francisco Convit, empresario radicado en Caracas, el Dr. Rafael J. Convit, cirujano plástico en Washington D.C. y el Dr. Antonio Convit, profesor e investigador de la Universidad de Nueva York en la ciudad de Nueva York.

Bibliografía: Fundación Jacinto Convit.