El caserío de La Hoya en Tenerife, Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Etnológico

CEEM.-11-4-2015

Situado en San Miguel de Abona, es testimonio material de lo que fue la vida rural hasta hace pocas décadas en las medianías del sur de la isla de Tenerife

El caserío de La Hoya, situado en San Miguel de Abona en la isla de Tenerife fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Etnológico.

En Consejo de Gobierno se aprobó otorga tal condición a un paraje que contiene los elementos característicos y representativos de la cultura campesina, como las viviendas, las dependencias anejas, un horno de tejas, una era, aljibes, dos fuentes, caminos tradicionales, así como las zonas de cultivo abancaladas y en los que se ha empleado el sistema de cultivo en jable característico de las comarcas de Chasna y Abona.

Patrimonio Histórico de Canarias contiene documentación que refleja lo que fue la vida rural hasta hace pocas décadas en las medianías del sur de la isla y referencias en la datas relativas a repartos de tierra en este lugar entre 1505 y 1522, aunque explica que la referencia histórica cierta de mayor antigüedad es del siglo XVII, que habla de algunos "vecinos de La Hoya".

Las medianías bajas de la comarca propiciaron el poblamiento de la zona debido a la riqueza del entorno en recursos agrícolas y ganaderos; la abundancia de agua y su localización estratégica en una encrucijada de caminos, entre la costa y Vilaflor, así como entre los caseríos de Abona y el Valle San Lorenzo.

En lo concerniente a la población PH indica que hacia 1860 vivía en La Hoya la nada desdeñable cifra de 54 personas. En 1900 los censados son 57 personas. Después de esa fecha los escasos datos demográficos revelan un descenso paulatino de la población hasta llegar a los 11 en 1960. Recientemente, con la recuperación de algunas edificaciones, se ha incrementado ligeramente el número de habitantes.