El número de extranjeros residentes en España desciende

El descenso afecta principalmente a nacionales de Ecuador, Colombia, Marruecos, Bolivia y Perú

El número total de extranjeros residentes en España es de 4.943.627 personas, según el informe trimestral "Extranjeros con Certificado de Registro o Tarjeta de Residencia en Vigor" a 31 de diciembre de 2013, elaborado por el Observatorio Permanente de la Inmigración (OPI) de la secretaría general de Inmigración y Emigración.

Del total de residentes extranjeros, 2.691.177 corresponden a ciudadanos de la Unión Europea y sus familiares, es decir, 54,44% del total, y 2.252.450 al régimen general, 45,56%.

El número de extranjeros disminuye principalmente debido al acceso a la nacionalidad española por residencia. Así, en el último trimestre de 2013 se produjo un descenso de 24.489 residentes extranjeros, lo que supone un 0,49% menos. Este descenso afecta principalmente a nacionales de Ecuador, Colombia, Marruecos, Bolivia y Perú.

En los tres últimos años, la cifra de extranjeros residentes ha descendido en 286.809 residentes (el número de ciudadanos UE y sus familiares se ha incrementado en 315.069, y el de extranjeros en régimen general ha descendido en el mismo periodo en 28.260 personas).

Régimen general El número de extranjeros con autorizaciones de residencia en vigor se sitúa en 2.252.450, lo que supone el 45,56% del total de extranjeros residentes; y Marruecos el país de nacionalidad con mayor presencia, con un total de 750.442 residentes, el 33,33% del total de extranjeros en este régimen.

El segundo lugar lo ocupa Ecuador con 201.811 residentes y China con 180.844, siendo este último el país que mayor crecimiento ha experimentado, el 4,70% en variación interanual y el 1,05% en variación trimestral. Así, uno de cada dos extranjeros en este régimen es nacional de Marruecos, Ecuador o China, suponiendo conjuntamente el 50,33% del total de extranjeros en régimen general. Los descensos más acusados se observan con respecto a los países iberoamericanos, debido principalmente al acceso a la nacionalidad española, cuyo efecto ha sido mayor durante 2012 y 2013 y a la que los extranjeros nacionales de estos países acceden tras dos años de residencia legal, continuada e inmediatamente anterior a la petición, frente a la regla general de diez años. La concesión de la nacionalidad española por residencia experimentó el pasado año un incremento del 126,12%, al concederse la nacionalidad a un total de 261.295 personas (145.738 concesiones más que en el año anterior).