El presidente del gobierno español anuncia recurso contra el referendo catalán

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció hoy en La Moncloa, al término del Consejo de Ministros extraordinario, para informar que el Ejecutivo ha formalizado ante el Tribunal Constitucional los recursos de inconstitucionalidad contra la Ley de consultas aprobada por el Parlamento de Cataluña y contra el Decreto de la convocatoria de la consulta para el 9 de noviembre firmado por el presidente de la Generalitat de Cataluña.

"Como saben ustedes, sí se admiten a trámite por el Tribunal los dos recursos, queda automáticamente suspendida la vigencia, tanto de la Ley como del Decreto, según dispone el artículo 161.2 de nuestra Constitución".

Explicó que la consulta que se pretende llevar a cabo, ni por su objeto, ni por el procedimiento seguido, es compatible con la Constitución Española porque la consulta de autodeterminación que pretende convocar el Gobierno de la Generalitat es abiertamente contraria a nuestra Constitución, que en el primero de sus artículos consagra que "la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado." No hay nada ni nadie que pueda privar a todos los españoles del derecho a decidir lo que es su país; sin embargo, ésa y no otra es la consecuencia práctica de la consulta convocada por la Generalitat.

Rajoy dijo que el Gobierno ha mantenido permanentemente abierto un diálogo con el Gobierno de la Generalitat pero que la Generalitat lleva tiempo desarrollando una política de hechos consumados que ha desplegado sin pausa y pretende que el Gobierno se vea forzado a encontrar una solución a decisiones unilaterales imposibles de compartir.

Expresó que quien ha puesto en marcha este proceso es responsable de las consecuencias que pasan por la deslegitimación injusta de nuestras instituciones democráticas o por la fractura de los lazos de hermandad que han unido a Cataluña y al resto de España durante toda nuestra larga historia en común.

"Lamento profundamente que, a pesar de todas estas consideraciones, el presidente de la Generalitat haya convocado esta consulta de autodeterminación. Lo lamento, porque va en contra de la Ley, desborda la democracia, divide a los catalanes, los aleja de Europa y del resto de España".

El presidente del gobierno dijo que  "aún estamos a tiempo de enderezar el rumbo, de superar una dialéctica estéril de confrontación y buscar un diálogo fructífero. Tanto el Gobierno, como yo mismo, estamos abiertos a cuantas iniciativas busquen ese objetivo; pero siempre dentro del más escrupuloso respeto a la legalidad, condición inexcusable de cualquier diálogo en una democracia seria y responsable como es la nuestra".