España, seleccionada para albergar el Centro de Respaldo de Monitorización de la Seguridad de Galileo

 

Las instalaciones para el GSMC pertenecen al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), dependientes del Ministerio de Defensa, ubicadas en la Comunidad de Madrid


CEEM. Caracas, 18-1-2018

Los Estados Miembros de la Unión Europea aprobaron hoy trasladar a España, tras el Brexit, el Centro de respaldo de Monitorización de la Seguridad de Galileo (GSMC) que está actualmente en el Reino Unido. La Comisión adoptará esta decisión en breve, cumplidos los procedimientos establecidos, señala la nota de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.

La información señala que Galileo es el sistema europeo de navegación por satélite que ya está ofreciendo servicios iniciales y que garantizará datos de posición muy precisos que debido al empleo de dos frecuencias, proporcionará a cualquier usuario precisión submétrica en tiempo real. Los sistemas globales de navegación por satélite, conocidos como GNSS, son estratégicos para la economía y la defensa de los países.

Asimismo, garantizará la disponibilidad del servicio aun en las circunstancias más severas e informará a los usuarios en cuestión de segundos de cualquier anomalía en la constelación, siendo, por tanto, adecuado para aplicaciones críticas como el guiado en carretera, el control ferroviario y el aterrizaje de aeronaves.

El GSMC es una infraestructura crítica operada por la Agencia Europea de Sistemas Globales de Navegación por Satélite (GSA) que supervisa y actúa en relación con las amenazas de seguridad, alertas y el estado operativo de los componentes del sistema Galileo.

El sistema Galileo consta de infraestructuras espaciales (satélites) y de infraestructuras terrestres. Una parte integral y crítica de la infraestructura terrestre son los Centros de Monitorización de Seguridad Galileo (GSMC). En la actualidad existen dos, uno ubicado en las afueras de París y el otro en Reino Unido que actúa de back up o respaldo.

El escenario del Brexit hace necesario reubicar el centro que estaba en Reino Unido a un país dentro de la Unión Europea (UE 27) a partir de marzo 2019, momento en el que debe estar plenamente operativo. Para ello, la Comisión Europea ha llevado a cabo un proceso de selección entre los estados miembros interesados, siendo la propuesta española la mejor valorada.