Estado de salud y esperanza de vida de los españoles, a la cabeza de los países desarrollados

Estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su edición 2014 revelan que, en general, el estado de salud de los ciudadanos españoles es bueno, medido por criterios como la esperanza de vida y la mortalidad infantil, indicadores en los que España está por encima de la media de los 28 países de la UE.

España, Italia y Francia lideran el grupo los países de la UE, en los que la esperanza de vida al nacer supera los 80 años. En concreto, el conjunto de personas nacidas en España alcanzaron en 2012 una esperanza de vida al nacer de 82,5 años, la más alta de la Unión Europea. En el caso de las mujeres, la esperanza de vida en España (85,5 años) fue la más alta de la UE mientras que para los hombres fue más alta en Suecia (79,9 años).

La esperanza de años de vida saludable a los 65 años en 2012 fueron similares en la UE para hombres y mujeres, 8,5 años. En el caso de España estas cifras son de 9,2 para los hombres y 9,0 años para las mujeres.

La tasa media de mortalidad ajustada por edad se situó en la UE en 1.500 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. Las tasas de mortalidad más bajas se dieron en los países del norte de Europa, oeste y sur, sobre todo en Francia, España, Italia, así como Suiza, con alrededor de 900 muertes o menos por 100 000 habitantes

Las tasas de mortalidad por accidentes de tráfico han disminuido en más del 45% en toda la Unión Europea desde el año 2000: España, Luxemburgo, Irlanda, Estonia y Letonia han reducido sus tasas de mortalidad en un 60% o más en este período de diez años. España también está entre los países con tasas de suicidio más bajas, junto con otros países del sur de Europa (Chipre, Grecia, Malta, Italia y España) y el Reino Unido. En cuanto al consumo de tabaco, aunque España presenta un porcentaje de adultos fumadores diarios ligeramente superior a la UE (23,9% frente a 20,9%), la tasa de fumadores se ha reducido un 25% en la última década. España dispone de 3,8 médicos por 1.000 habitantes, tasa superior a la media de la UE (3,4) y de 3 camas hospitalarias por 1000 habitantes, situándose en los niveles de Suecia, Reino Unido e Irlanda. España destina un 9,3% del PIB a la sanidad; la media de la UE fue del 8,7 %