Julián de Armas, Hijo Ilustre de la Isla de Tenerife

Julián de Armas Rodríguez, deán de la catedral de La Laguna, recibió ayer el título de Hijo Ilustre de la Isla de Tenerife que le otorgó el Cabildo Insular por su defensa del patrimonio histórico durante la etapa en la que fue ecónomo del Obispado, en la que apostó por la necesidad de poner en valor y abrir a la sociedad canaria los bienes muebles e inmuebles de la Iglesia.

"Este título me vincula más aún a esta tierra isleña, en la que nací y he vivido y a la que he amado intensamente desde mi doble condición de ciudadano y sacerdote”, dijo.

Julián de Armas ofreció el reconocimiento a “tantas personas que han estado a mi lado, levantando piedras caídas o curando maderas enfermas”. Asimismo, tuvo presente en sus palabras de agradecimiento a las  personas de las casas de acogida, de la catedral y de la parroquia de Los Remedios. Aseguró que pusieron su mano y corazón de forma generosa y solidaria en el empeño por recuperar el patrimonio del que destacó su importancia cultural para la comunidad por ser “memoria de su pasado, conciencia de su identidad y garantía de un fructuoso porvenir cultural y espiritual”

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, en sus palabras destacó “el tesón e insistencia de Julián de Armas en el compromiso con la preservación de nuestro patrimonio”, quien demostró que el  trabajo, la constancia y la voluntad son capaces de conseguir los mayores logros en beneficio de todos.

Alonso recordó que por su mediación ante los diferentes gobiernos de España y por su trabajo con el ayuntamiento y el Cabildo fue posible la rehabilitación de la Catedral de la Laguna. A lo largo de diez años lideró más de un centenar de actuaciones (134) en Tenerife, que han supuesto una inversión superior a los 33 millones de euros.

Julián de Armas Rodríguez nació en Tacoronte en el año 1942, y es licenciado en Psicología por la UNED. Se ordenó sacerdote en 1968 en la Iglesia Catedral de La Laguna, templo del que es deán desde hace 16 años. También es párroco de la parroquia Nuestra Señora de los Remedios.

El 30 de mayo Gobierno de Canarias le otorgó la Medalla de Oro de Canarias 2014 como reconocimiento a su labor para la recuperación y conservación del patrimonio cultural y por su dedicación a la atención sociosanitaria de los más necesitados.