La periodista Caddy Adzuba, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014

Reconocida activista por la libertad de prensa, la reconstrucción de la paz y los derechos humanos

El Área de Comunicación de la Fundación dio a conocer hoy el resultado

El Jurado, presidido por Javier Fernández Fernández, concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014 a la periodista congoleña Caddy Adzuba, como símbolo de la lucha pacífica contra la violencia que afecta a las mujeres, la pobreza y la discriminación, a través de una labor arriesgada y generosa. Caddy Adzuba, natural de la República Democrática del Congo, nació en 1981. Es licenciada en Derecho por la Universidad Oficial de Bukay y ha trabajado para la organización no gubernamental Search for Common Ground (EE.UU.). Actualmente, es periodista de Radio Okapi, emisora de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO). Adzuba es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este del Congo, ha realizado distintas alegaciones a la Corte Penal Internacional y al Senado de los Estados Unidos, en las que denuncia las violaciones de las mujeres de la República Democrática del Congo. Reconocida activista por la libertad de prensa, la reconstrucción de la paz y los derechos humanos, especialmente los de la infancia y las mujeres en zonas de conflicto, está amenazada de muerte desde que denunció la violencia sexual que sufren las mujeres de su país, en guerra desde 1996. Ha estado a punto de morir asesinada en dos ocasiones y tiene protección de Naciones Unidas.

Presidente del Principado, Javier Fernández, durante la lectura del fallo del jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

Presidente del Principado, Javier Fernández, durante la lectura del fallo del jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia

El Jurado de este Premio –convocado por la Fundación Príncipe de Asturias– estuvo presidido por Javier Fernández Fernández, presidente del Principado de Asturias, e integrado por Íñigo Abarca Junco, José María Arias Mosquera, conde de Fenosa, Rosa Isabel Aza Conejo, Adolfo Barthe Aza, Antonio Basagoiti García-Tuñón, Antonio Brufau Niubó, Isidro Fainé Casas, Pedro Luis Fernández Pérez, José Antonio Fernández Rivero, Francisco de la Fuente Sánchez, José Luis García Palacios, Ignacio Garralda Ruiz de Velasco, Antonio Huertas Mejías, Agustín Iglesias Caunedo, Alicia Koplowitz Romero de Juséu, marquesa de Bellavista, Teresa Mallada de Castro, Carmen Moriyón Entrialgo, María del Pino Calvo-Sotelo, Mariano Puig Planas, Matías Rodríguez Inciarte, Pedro Sanjurjo González, Ramón Sotomayor Jáuregui, Ángel Antonio del Valle Suárez, Santiago de Ybarra y Churruca, conde de El Abra, y Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos (secretario). Este ha sido el último de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo cuarta edición. Anteriormente fueron otorgados los Premios Príncipe de Asturias de las Artes, al arquitecto estadounidense Frank O. Gehry; de Ciencias Sociales, al historiador francés Joseph Pérez; de Comunicación y Humanidades, al humorista gráfico argentino español Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino; de Investigación Científica y Técnica, a los químicos Avelino Corma Canós (España), Mark E. Davis (Estados Unidos) y Galen D. Stucky (Estados Unidos); de las Letras, al escritor irlandés John Banville; de Cooperación Internacional, al Programa Fulbright de intercambio educativo y el Premio de los Deportes, al Maratón de Nueva York.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón−, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo.