La Villa de San Andrés en La Palma y Hacienda El Lamero en Tenerife, Bienes de Interés Cultural

CEEM.-6-3-2015

La Villa cuenta con la categoría de Conjunto Histórico, mientras que la Hacienda ostenta la de Monumento, delimitando en ambos casos el entorno de protección

Patrimonio Histórico de Canarias dio a conocer en el mes de febrero dos nuevos bienes de interés cultural en el archipiélago. Se trata de la Villa de San Andrés, uno de los núcleos más antiguos, ricos y florecientes de la isla de La Palma y la Hacienda El Lamero, una de las casonas rurales más antiguas y relativamente bien conservadas de la isla de Tenerife, en el municipio de Garachico. Ambas pasan a forman parte del catálogo del Patrimonio Histórico de Canarias al ser declaradas Bien de Interés Cultural. La Villa ostenta la categoría de Conjunto Histórico, mientras que la Hacienda la de Monumento, delimitando en ambos casos su entorno de protección.

San Andrés obtuvo el título de Villa en los primeros años de la Conquista según consta en las datas de 23 de diciembre de 1507. Fue durante el siglo XVI y parte del XVII la población más rica y floreciente después de la capital y centro de una comarca dedicada a la exportación de vino y azúcar de caña que se embarcaba por el puerto de El Guindaste. Esta intensa actividad mercantil atrajo a numerosos comerciantes extranjeros, como portugueses, flamencos, catalanes y genoveses.

Es el único pueblo de la isla, y Santa Cruz de la Palma, que tuvo Escribanos públicos. Asimismo, la primera escuela pública se crea en San Andrés por Real Provisión de la Audiencia de Canarias de 16 de febrero de 1805.

En San Andrés se encuentra la Parroquia de San Andrés Apóstol declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento, una de las primeras que se erigieron en la isla, En la calle principal y en el casco se encuentran construcciones pertenecientes a la arquitectura tradicional y popular canaria, construidas con gruesos muros de piedra y barro, con huecos en fachada.

En el pueblo hay otras construcciones con especial valor histórico y cultural como la capilla del Pilar, la ermita de San Sebastián, el cementerio antiguo y el Calvario y fuera del casco el horno de cal, el puerto del Guindaste y los restos del antiguo convento franciscano de Nuestra Señora de la Piedad.

Además de sus valores arquitectónicos, históricos y culturales hay que destacar el enclave privilegiado al encontrarse el caserío entre palmerales, rodeado del verde de las plataneras, con sus calles empedradas y en lo alto del acantilado.

El área para la delimitación del Conjunto Histórico de la Villa de San Andrés y Sauces y su entorno de protección ocupa una superficie total de 59.562 m² de los que 25.285 m² pertenecen al Conjunto Histórico y el resto al entorno de protección. El Bien de Interés Cultural se circunscribe a la zona que presenta mayores valores arquitectónicos, históricos y culturales de la villa, sin desligarse del enclave privilegiado en el que se encuentra situada, lo que ha condicionado la evolución histórica y económica de este singular enclave.

Hacienda El Lamero

Es una espléndida casona construida en la finca de este nombre por la familia Gallegos en el primer tercio del siglo XVII. Tiene una de las escaleras de piedra más notables del Archipiélago, con escalones achaflanados, según unos para permitir a las bestias y caballos acceder a la segunda planta donde está la huerta y las habitaciones donde se guardan granos y aperos. Según otros para disimular la existencia de una gran roca que impedía otro tipo de construcción. Una tercera opinión habla de gusto artístico.

Es un edificio monumental, con planta en U y amplia balconada en toda la fachada principal. Entre las estancias de la planta baja destaca la presencia de las antiguas bodegas. Existe un antiguo molino de agua de gran interés patrimonial por su relación con el aprovechamiento del agua y el proceso de elaboración del gofio. Todavía se conserva el cubo troncocónico del molino, así como la antigua casa del molinero.