Los niños de Hogar Canario Venezolano de Caracas recibieron a los Reyes Magos

Los Monarcas estaban próximos a completar  un periplo que cada año, y ya van 2017, se inició en el lejano Oriente guiados por una estrella que los llevó  a Belén


CEEM. Caracas, 7-1-2018
Antonio Álamo Lima.

El sábado 7 de enero, sus Majestades, Melchor, Gaspar y Baltasar, pasaron por el Hogar Canario Venezolano de Caracas, la Casa Grande de los canarios en Venezuela, tal como habían anunciado y, como es costumbre desde hace décadas.

Esta parada, posiblemente haya sido una de las últimas de las que hacen los Magos de Oriente antes de regresar a su casa. En su estadía en el HCV entregaron grandes sonrisas y alegrías a los niños y a muchos padres y, ¡cómo no! a abuelos, quienes los esperaban desde tempranas horas de la tarde. Abuelos que, hasta hace poco, cargaban en brazos a sus hijos y que ahora tenían en sus brazos a sus nietos, todos con la misma ilusión dibujada en sus rostros.

Para hacer más entretenida la espera de Melchor, Gaspar y Baltasar, la Junta Directiva y el Comité de Damas de la Institución había preparado atracciones para el disfrute de los más pequeños, que incluían camas elásticas, toboganes y otros juegos que hicieron la tarde más amena para los cientos de pequeños que siempre permanecieron con la vista puesta en la puerta del Club por donde se había anunciado la llegada de los Soberanos de Oriente.

Cuando los Reyes, con sus atuendos majestuosos, irrumpieron en los pasillos del Hogar fueron rodeados por la chiquillería alegre y feliz por verlos y alguno que otro mayor, que con los años, se vuelve niño de nuevo. Todos querían hacerse fotografías con sus Majestades, a lo que ellos accedieron gustosos.

Los Monarcas estaban próximos a completar  un periplo que cada año, y ya van 2017, se inició en el lejano Oriente guiados por una estrella que los llevó  a Belén,allí donde vino al mundo Jesús, el Hijo de Dios,  obsequiando al recién nacido oro, incienso y mirra.

Efectivamente, los Reyes Magos iniciaron su viaje el 24 de diciembre pasado, llevando alegrías e ilusiones por  todos los lugares del mundo, aunque su ingenua visita al cruel Herodes haya provocado tantos Santos Inocentes.

Los Sabios de Oriente se despidieron pero antes prometieron su parada anual el próximo 2019.