Mensaje al Gobierno de Canarias

Antonio Álamo Lima. Lunes, 29 de diciembre de 2014.-

El Gobierno de Canarias en su área de Acción Exterior cada año convoca ayudas para el servicio de asistencia sanitaria a los canarios residentes en Venezuela, mayores de 65 años, en situación de necesidad y que no perciben la prestación económica por ancianidad.

En el sistema que Acción Exterior está realizando para elaborar las listas a incluir en la Fundación España Salud de Venezuela (FES), institución que presta el servicio sanitario, se observan errores que impiden los resultados imparciales esperados. A pesar de la objetividad que se aprecia en la documentación a rellenar por los solicitantes, cuando dan a conocer la relación de beneficiarios seleccionados, se pueden constatar desaciertos.

Con la finalidad de contribuir a solucionar el problema se le reiteró tal situación al viceconsejero de Acción Exterior, Cándido Padrón Padrón, cuando se reunió recientemente en Hogar Canario Venezolano de Caracas con asociaciones y fundaciones que hacen vida en la capital venezolana.

La recordamos al viceconsejero que es de dominio público que, año tras año, hay desagradables sorpresas cuando aparece la relación de beneficiarios de la FES y se ven excluidos isleños que quedan sin la protección sanitaria de la Fundación. Personas que son rechazadas viven una condición económica más difícil y alejada de la posibilidad de recibir una buena atención sanitaria que algunos que ingresan por primera vez. También se encuentran en peores condiciones que otros que sí continúan un año más bajo la cobertura del Plan de Salud. Desafortunadamente, esto sucede en más casos de los deseados y no en contadas excepciones.

Padrón señaló que se debe tener en cuenta el ingreso de nuevas afiliaciones de canarios con precariedad económica que han cumplido 65 años y que la oficina a su dirección trabaja en base a unos baremos preestablecidos lo más objetivos posibles que se rigen por igual en todas las solicitudes.

Este argumento debe ser revisado muy profundamente porque la realidad dice otra cosa. Es evidente que algo falla en la selección y, si analizamos las altas y bajas que ha habido con los inscritos en la FES por parte del gobierno canario, habría que pensar que se han equivocado al hacer los cálculos pues, salvo la demostración de que las condiciones económicas de los inscritos más desfavorecidos hayan mejorado de modo considerable o que haya habido falsedad en la documentación presentada por los solicitantes, no se entiende que se excluyan algunos de los más necesitados y permanezcan e ingresen otros en mejor situación económica.

Un caso puntual podría demostrar esta realidad. Se trata de un canario que según él mismo refiere, dado que sus condiciones económicas no son de lo más favorables, el año pasado y en otros anteriores estuvo incluido en la lista del Gobierno de Canarias como beneficiario de la FES pero en la actual relación fue rechazado sin que le explicaran el motivo de su exclusión.

Este isleño nos relató cómo en días pasados presentó problemas graves de salud y no pudo ingresar en clínica privada alguna. Se encuentra en un hospital público en el que debe ser sometido a una operación que, por el momento ha sido pospuesta hasta el año entrante; permanece ingresado con sus dolencias a la espera de la intervención para su recuperación.

Este es un ejemplo de los muchos que hay de canarios excluidos de la atención sanitaria de la FES. En algún momento y en algún eslabón se equivocaron antes o se equivocaron ahora. Se podría argumentar que este señor ha sido afortunado porque ha estado en varias ocasiones gozando del beneficio y que otros ni siquiera lo han sido alguna vez, pero si se ofrece este servicio, que dicho sea de paso se le reconoce al ente autónomo, debe hacerlo de forma ordenada y regular y no perjudicando a unos por otros, lo que hace doblemente equívoca la decisión.

Esperamos, deseamos, que el próximo año el gobierno de las islas, de una vez por todas, haga una selección efectiva y la mantenga en el tiempo, donde verdaderamente se respeten las condiciones de precariedad que la ley señala y se considere a los verdaderamente necesitados y no aquellos que quien sabe si, como aseguran algunos, gozan de “amistad” que les facilite su inclusión en las listas.

Antonio Álamo Lima. Canarios en el Mundo, diciembre de 2014.