Mensaje de Navidad del Rey Felipe VI a los españoles

CEEM. 25-12-2015

Mensaje institucional de Navidad de Su Majestad el Rey de España

En su discurso destaca que "Nuestro camino es ya, de manera irrenunciable, el del entendimiento, la convivencia y la concordia en democracia y libertad". 

"Hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda".

El Rey se dirigió a los españoles en el Palacio Real -después de oírse el Himno Nacional de España- porque "En sus techos, en sus paredes, cuadros y tapices, en su patrimonio, se recogen siglos y siglos de nuestra historia común", dijo. Felipe VI eñaló que es momento de reconocer lo que une a los españoles en una gran nación definida por una cultura que ha traspasado tiempos y fronteras, por las artes y por una literatura universal; enriquecida por la lengua común, junto a las demás lenguas que también explican la identidad de España. Aseguró que España es también un gran Estado "que reconoce nuestra diversidad en el autogobierno de nuestras nacionalidades y regiones; y que tiene en el respeto a la voluntad democrática de todos los españoles, expresada a través de la Ley, el fundamento de nuestra vida en libertad". Se refirió a las elecciones generales celebradas el pasado día 20 de diciembre y agregó que "En un régimen constitucional y democrático de Monarquía Parlamentaria como el nuestro, las Cortes Generales, como depositarias de la soberanía nacional, son las titulares del poder de decisión sobre las cuestiones que conciernen y afectan al conjunto de los españoles: son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional". Continuó asegurando que "La pluralidad política, expresada en las urnas, aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes; y conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso, con la finalidad de tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos". Añadió que es necesario respetar el orden  constitucional. Por otro lado, se refirió a la economía y a la esperanza de mejorarla situación, especialmente la de los jóvenes, una prioridad para todos. Expresó sus deseos de que exista un crecimiento económico sostenido que permita seguir creando empleo. Al hablar de Europa se refirió a los desafío que deben afrontar ante el terrorismo y ante el drama de los refugiados. "Ante estos desafíos, y otros muchos como el de la lucha contra el cambio climático, es necesario que la voz de España se haga oír en la Unión Europea y en las instituciones internacionales en todo aquello que afecta a nuestras convicciones y a nuestros intereses vitales". En su mensaje recordó que "Debemos desterrar los enfrentamientos y los rencores; y sustituir el egoísmo por la generosidad, el pesimismo por la esperanza, el desamparo por la solidaridad". Finalmente dijo que los españoles deben caminar con diálogo y con compromiso, con sentido del deber y con responsabilidad "porque hace décadas el pueblo español decidió, de una vez por todas y para siempre, darse la mano y no la espalda. Hagámoslo con toda la fuerza y la confianza de quienes estamos orgullosos —con razón— de lo que hemos conseguido juntos y, sobre todo, de lo que juntos vamos a conseguir".