9 diciembre, 2022

El Comité Científico indica que para dar por finalizada la erupción en la isla de La Palma los parámetros deben mantenerse 10 días

Director técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende; portavoz del Comité Científico, María José Blanco. Foto Gobierno de Canarias.

CEEM. Miércoles, 15 de diciembre de 2021

La Dirección del PEVOLCA recuerda que aún subsiste el riesgo y se mantienen en su totalidad las medidas de Protección Civil, las zonas de exclusión y las evacuaciones

El nivel de calidad del aire es desfavorable en partículas PM10 en Los Llanos de Aridane y buena en el resto de las estaciones

El Comité Científico ha informado hoy al Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (PEVOLCA) que la ausencia de los observables, tanto directos en superficie como los procedentes de los sistemas de vigilancia, corrobora los signos de agotamiento del proceso eruptivo, pero que para poder decir que el proceso eruptivo ha finalizado, los datos registrados y observables se deben de mantener en los niveles actuales durante 10 días.

En este sentido, el Comité Director del PEVOLCA, dirigido por el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, ha insistido en la necesidad de trasladar a la población que, aunque parece que se acerca el final del proceso eruptivo, aún persiste el riesgo, y por el momento no se pueden levantar las medidas de Protección Civil, que se mantienen en su totalidad. Al respecto, permanecen vigentes las restricciones y el control de acceso a la zona de exclusión, las evacuaciones de la población y las recomendaciones puntuales de calidad del aire a la población cuando se superan los umbrales.

El Director Técnico del PEVOLCA, Miguel Ángel Morcuende, recordó que las personas que acceden a las zonas de exclusión para la limpieza de cenizas deben tomar precauciones ante la presencia de gases tóxicos, sobre todo las zonas al sur de la emergencia, como son Las Manchas, Jedey, Las Norias o Puerto Naos, porque las lenguas de lava continúan desgasificando. Además de ventilar bien las viviendas antes de entrar, los vecinos no deben acceder a bodegas, garajes o sótanos sin ir acompañados de personal de seguridad con aparatos de medición y seguir en todo momento el protocolo de acceso a las zonas restringidas del Plan PEVOLCA, que recopila todas las normas para tal fin que se vienen aplicando desde el inicio de la emergencia.

Sobre la actividad eruptiva, la portavoz del Comité Científico, María José Blanco, explicó que no hay constancia de flujo de lavas desde la base occidental del cono principal, a partir de salideros de tubos volcánicos y que se ha detenido la colada que discurría sobre lavas anteriores en el delta lávico de la zona de Las Hoyas. Además, la actividad fumarólica es puntual y esporádica, concentrándose en la zona de los centros eruptivos.

A pesar de este escenario de estabilidad, las imágenes térmicas tomadas por los drones indican que en las coladas persisten temperaturas superiores a los 400 grados centígrados y que hará falta tiempo para que pierdan ese calor.

La superficie afectada según el IGME se reajusta a unas 1.198 hectáreas aproximadamente, aunque el dato aumenta hasta 1.221 en función de la consideración del cono. La anchura máxima de coladas se estima en unos 3.350 metros y los deltas lávicos mantienen una extensión aproximada de 48,02 hectáreas.

En lo que respecta a los datos observados en las últimas 24 horas, el Comité Científico señala que la emisión de SO2 asociada al penacho registra valores extremadamente bajos y que el nivel del tremor se mantiene en niveles de ruido de fondo, que es el más bajo posible, al igual que la sismicidad intermedia y profunda. Tampoco hay tendencia en las deformaciones de las estaciones cercanas al centro eruptivo y sigue la estabilidad en el resto de la red.

Con respecto a la calidad del aire, la media móvil de 24 horas en Los Llanos de Aridane alcanzó niveles muy desfavorables ayer y a la hora de emitir el informe científico -sobre las 12:45 horas- se encontraba en un nivel desfavorable. El resto de las estaciones, se mantienen en niveles entre razonablemente buenos y buenos.

El número de albergados en hoteles asciende a 555 personas, cuatro más que ayer. Del total, 399 se hospedan en Fuencaliente, 69 en Los Llanos de Aridane y 87 en Breña Baja, gestionados por Cruz Roja y los servicios municipales. Además, hay 43 personas dependientes atendidas en centros sociosanitarios insulares.

Por último, según la previsión del régimen de vientos, en el caso de que se produzca emisión de cenizas por parte del volcán, la disposición del penacho sería hacia el sureste-este, lo que supondría un escenario desfavorable para la operatividad aeronáutica.