26 septiembre, 2022

José del Palacio Tamarit: “Tenemos el deber de usar las redes como una vía de comunicación y de interacción con la ciudadanía”

El nuevo cónsul adjunto en Venezuela asegura que se siente “un poquito en casa”

Cónsul adjunto de España en Venezuela, José del Palacio Tamarit

Cónsul adjunto de España en Venezuela, José del Palacio Tamarit

_____________________________________________________________

RICHARD BARREIRO
CEEM. Lechería
. 07/09/ 2022

El nuevo cónsul adjunto en Venezuela, encargado del Registro Civil Consular, José del Palacio Tamarit, destaca el buen trabajo que lleva a cabo el Consulado de España en Caracas y asegura que “la ambición y el objetivo es mantenerlo igual”. Llegado hace unas semanas a Venezuela procedente de Namibia, donde ocupaba la segunda jefatura de la Embajada, destaca que es la primera vez que está en un país de habla hispana y la buena acogida en el país. Respecto al funcionamiento del consulado, del Palacio Tamarit anunció que se mantendrán los operativos consulares fuera de la capital y que se seguirá potenciando la comunicación a través de las redes sociales.

Pregunta. ¿Cómo ha sido ese aterrizaje en el país y cómo ha encontrado el Consulado General en Caracas?

Respuesta. El aterrizaje en Caracas y Venezuela ha sido muy bueno. A lo largo de mi carrera he estado destinado en diferentes países, todos de habla inglesa y he ido siguiendo, no premeditadamente, la Commonwealth, así que esta es la primera vez que estoy en un país hermano como es Venezuela, un país de habla hispana, y se siente terriblemente cercano.

Uno sabe que está en el extranjero, pero no puede evitar sentirse un poquito en casa, así que el aterrizaje ha sido bueno y a ello también ha contribuido el buen carácter de los caraqueños, como de los venezolanos en general.

P. ¿Cómo encontró el Consulado?

R. He de decir que esta es la oficina más grande, más numerosa y mejor dotada en la que he estado trabajando hasta ahora. La siguiente sería la sección consular de la Embajada de España en Nueva Delhi (India), que tenía un máximo de 18 empleados a mi cargo en la época alta de turismo, pero este es un consulado general aún más potente y he de decir que funciona extremadamente bien.

Es un gran reto venir y trabajar en este Consulado puesto que las expectativas son muy altas, pero al mismo tiempo sé que el equipo es excelente y está funcionando de manera ejemplar. La ambición y el objetivo es mantenerlo igual.

P. Su antecesor lo que revolucionó aquí fue las redes sociales, ¿está en esa línea de comunicación?

R. Hay que reconocer que el anterior cónsul adjunto, Mario Crespo Ballesteros, a quien desde aquí mando un cordial saludo, es un experto en redes sociales y comunicación y eso lo que añade una vez más es un reto a superar o igual por lo menos en esta vía que ha iniciado mi antecesor.

Yo también uso las redes sociales. Creo que las nuevas generaciones tenemos el deber de usar las redes no solo en nuestro ámbito personal, que eso ya depende de cada uno, sino como una vía de acceso, de comunicación y de interacción con la ciudadanía. Cada vez más los ciudadanos las usan para contactarnos, para consultar, para preguntas e informaciones rápidas, muchas veces en una situación de ignorancia respecto a otras vías de acceso o en un momento de dificultad. Hay que reconocer que las redes sociales permiten un contacto muy rápido, muy directo y una atención al ciudadano muy particular y, por lo tanto, hay que prestarles atención.

P. ¿Cree que el Consulado está preparado para la avalancha de peticiones de nacionalidad que podrían suscitarse con la entrada en vigor de la Ley de Memoria Democrática?

R. No sólo el Consulado General de España en Caracas, sino toda la Administración General del Estado, tanto en España como en el exterior, ya tiene una experiencia respecto de este tipo de procesos. Tenemos la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Sefardíes que han generado una experiencia, una manera de hacer las cosas, y unas expectativas en los ciudadanos que nos permiten ahora transitar sobre un camino ya hoyado.

Esto no es algo nuevo, esto nos va a permitir aprender de las prácticas anteriores, de las mejores prácticas y utilizarlas. Hay que tener en cuenta que va a ser, una vez más, algo difícil, algo que nos va a exigir una dedicación muy particular, pero ya tenemos un aprendizaje hecho y, una vez más, insisto en que este Consulado General tiene un desempeño excelente, por lo tanto, creo que sí, que está preparado para ello.

P. ¿Qué le parece la red consular honoraria?

R. Contamos con una nutrida red honoraria, la más nutrida de todos los países en los que he estado y cumple una función fundamental, ya que nuestra red consular de carrera sólo está presente en Caracas pero el país es muy extenso y necesitamos una atención en el día a día cercana a los ciudadanos que residen fuera de Caracas y esa funcionen la cumplen los cónsules honorarios que trabajan mucho por la colectividad española y nosotros, desde el Consulado General de España en Caracas, trabajamos codo con codo. Con ellos he iniciado una ronda de contactos y espero tener la oportunidad de saludarles a todos personalmente muy pronto.

P. ¿Qué le diría a la comunidad española que está en Caracas y en el resto de Venezuela?

R. Mi reflexión sería, tal y como he dicho al principio, que esta es la primera vez que estoy destinado y sirvo a España y los españoles en un país de habla hispana y lo siento extremadamente cercano y, además, los caraqueños me lo han hecho sentir así desde que he llegado. Les agradezco la bienvenida, estoy a su disposición. Soy el cónsul adjunto para los españoles que residen en Venezuela, mi puerta está abierta y espero estar a la altura de las expectativas.

También anunciar a los españoles que residen en Venezuela que el objetivo de este equipo es mantener las prácticas de los operativos consulares fuera de Caracas, que han sido muy bien acogidas y cumplen una función muy necesaria, así que a los que viven fuera de Caracas tendré ocasión de verlos muy pronto.

José del Palacio Tamarit

José del Palacio Tamarit nació en Madrid en 1984. Es licenciado en derecho por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid y también tiene un diploma en estudios empresariales por esa misma Universidad. Después continuó sus estudios en la Escuela Diplomática y tiene un título de liderazgo por la Fundación Rafael del Pino.

Desde el año 2014 es funcionario de la carrera diplomática española y ha desempeñado distintos puestos tanto en los servicios centrales como en el exterior. En Madrid ha sido jefe de servicio en el gabinete técnico del subsecretario de Asuntos Exteriores y jefe de área de personal funcionario en la subdirección general de personal dentro de la Dirección General del Servicio Exterior.

En el exterior ha prestado servicio como encargado de los asuntos consulares o cónsul en la Embajada de España en Nueva Delhi, en la India; ha sido encargado de negocios en Banjul, Gambia; y el último puesto que tenía antes de venir aquí era segunda jefatura en la Embajada en Windhoek​, Namibia.

Cónsul adjunto de España en Caracas, José del Palacio Tamarit, junto al cónsul honorario en Anzoátegui, Richard Barreiro.