8 julio, 2020

Dedicado «in memoriam» a Antoine Claret

CEEM. 15 de octubre de 2019
Antonio Álamo

Adiós amigo Antoine Claret, el pasado 3 de octubre tu gran corazón te dijo: ¡basta!  

Muchos te vamos a echar de menos. Empezando por tus hermanos Mary y José Luis de los que nunca te separabas, siempre juntos. Formaban un trío modélico, permanentemente cordiales, de buen humor y con máxima discreción.

Te conozco desde hace muchos años, siempre dentro de los linderos del Hogar Canario Venezolano (HCV) de El Paraíso. Todos te llamábamos Antoine Claret. Y ¡mira que supiéramos que tu nombre era Antuan Chagua Alam después de tu muerte!

La primera vez que te escuché dirigirte al público con esa estupenda voz que tenías fue un domingo en la Iglesia de San Pablo el Ermitaño en una misa en honor de una de las advocaciones canarias de la Virgen María (hoy, en la distancia del tiempo, no recuerdo cual fue). Allí te oí trasladando a los fieles las lecturas y los salmos. Pensé: “Tremenda y magnífica voz la de Antoine”. ¡Cómo sabías transmitir a los oyentes la palabra! Todos te escuchaban absortos.

A los pocos días de esa celebración, reunido con un grupo de amigos en el club de El Paraíso cuando preparábamos alguna de las actividades que se organizaban para recibir a La Patrona de Canarias, Nuestra Madre de Candelaria el año 2004, surgió la pregunta acerca de que a quién invitaríamos para presentar los actos y comenté a mis compañeros: “Tenemos en “casa” la persona que perfectamente podrá encargarse de darle la bienvenida a nuestra patrona”   Y ahí fue como conocimos tu presentación “oficial” en el club, que a todos dejó con un magnífico sabor de boca y que continuó en los múltiples actos que se sucedieron  posteriormente en la Institución.

Desde ese día, en numerosas oportunidades estuviste «siempre listo”, como dicen los Boy Scouts, para cuando se requería tu participación. Jamás dejaste mal a los organizadores de la actividad, ya fuera una misa, un día de Canarias o cualquier otra presentación.
Hace pocas semanas fue la última ocasión que, una vez más, tuvimos el placer de escucharte en el acto cultural de las festividades de la Virgen del Pino, Patrona de Gran Canaria, que condujiste con el respeto y grandeza que te caracterizó siempre.

El programa Canarios en el mundo pierde un oyente, cada sábado el primer mensaje que nos llegaba a nuestro espacio era ¡Hola amigos, aquí escuchándolos con mis hermanos!

Un abrazo Antoine Claret o Antuan Chagua, buen viaje a la otra dimensión, seguro que si allí se presentan ceremonias religiosas o culturales, en alguna de ellas tú serás el anfitrión.


Recuerdo del poema que Antoine Claret dedicó a la Virgen de Candelaria el día que llegó la imagen al HCV

El día 2 de febrero de 2004, Nuestra Señora de Candelaria llegó al Hogar Canario Venezolano de Caracas, exactamente a las 7 de la tarde, entró radiante al lugar en medio del pasillo formado por cadetes de la Armada de Venezuela. Después de los acordes de la Banda del Colegio San Agustín de Caracas, sonó la voz profunda y, a la vez melodiosa, de Antoine, con estos versos:

¡Viva la Virgen de Candelaria!
Bienvenida Patrona,
Viva la Virgen de Candelaria
Virgen Morena y preciosa
Virgen que vienes de allá,
bendice a esta tierra hermosa
y llénala de paz.

Virgen que cargas a un Niño
chiquitito y aventurado,
te pedimos que a los nuestros
los cubras con tu manto.

Venezuela, Madre mía,
te da la bienvenida
con los brazos abiertos
y llenos de alegría.