Francisco González se despide de la FES convencido de dejar consolidado “el mejor sistema de Salud de Venezuela”

La Fundación España Salud cambió su modelo de gestión


MAGAZINE ESPAÑOL. REDACCIÓN, Caracas.-

Después de casi 12 años presidiendo la FES (Fundación España Salud), el reconocido dermatólogo Francisco González Otero abandona el cargo y lo hace convencido de dejar “sólidamente establecido” el “mejor sistema de salud que existe en Venezuela actualmente”, al tiempo que confiado en la labor de los nuevos responsables, que, apunta, “encontrarán las formas para incrementar”, de manera “importante”, el número de personas que reciban estos beneficios”, porque “derechos tienen y recursos los hay”, asegura en una entrevista concedida a ‘Magazine Español’.

González Otero insiste en que deja “una sólida estructura administrativa y médica, con todos los procesos de la gestión automatizados”, lo cual, a su entender, “garantiza el funcionamiento de la FES” para largo plazo. Desde el punto de vista económico, “la solvencia es absoluta, a pesar de la imprevisible economía venezolana”, remarca.

“Dejamos recursos para autogestionarse por más de 11 años sin recibir recurso alguno”, matiza el expresidente, quien desea al nuevo Comité de Dirección“los mejores éxitos” y su más “sincero deseo que su gestión redunde en una mejor calidad de vida de nuestros afiliados”, porque “ellos se lo merecen”, apostilla.

La Fundación España Salud, creada en 2006 para dar cobertura sanitaria a los españoles en Venezuela, atiende aun promedio de 7.000 personas al año, según asegura González Otero, quien también resalta que, a fecha de 2 de noviembre de 2017, la cifra era de 6.050 beneficiarios.

La meta consistía en “afiliar entre 15.000 y 20.000 pacientes”, pero el problema surgió, asegura, “cuando se implementó en Venezuela la Ley de la Actividad Aseguradora”, que impedía “ingresar pacientes con pagos individuales y simbólicos”.

El 77,6 por ciento de los ingresos recibidos en la FES provienen del Estado español; mientras que un 16 por ciento lo aporta el Gobierno de Canarias; el 5,9 por ciento, la Xunta de Galicia; y el 0,5 por ciento, el Principado de Asturias, según señala el hasta hace poco máximo responsable de la Fundación, quien agradece el esfuerzo del Gobierno español y de las comunidades autónomas a la hora de colaborar con la asistencia sanitaria de los residentes en Venezuela.

Reconoce que su paso por este organismo le ha permitido valorar “en toda su dimensión la grandeza del Estado español, siempre preocupado por sus ciudadanos en la diáspora, para dignificar la vida lejos de la patria”, y especialmente, “por los más necesitados”.

González Otero contrapone la labor desarrollada por la otrora SEB o Sociedad Española de Beneficencia -que “había dejado una mala imagen ante el sistema sanitario del país, por incumplimiento de pagos y servicios deficientes”, asegura- con la llevada a cabo por la FES desde 2006, y al respecto, reconoce que “con los buenos oficios de los ministerios de España relacionados con la Emigración y el Trabajo, senadores, autoridades de los gobiernos autonómicos de Galicia y Canarias, autoridades españolas en Venezuela, la banca y empresa privada” se pudo comenzar la nueva gestión.

Por eso, “no puedo dejar de nombrar, como parte importante en estos inicios, al presidente José Luis Rodríguez Zapatero, al exministro de Trabajo y Asuntos Sociales Jesús Caldera Sánchez-Capitán, al exsenador socialista por Ourense, Cándido Rodríguez Losada, al embajador Raúl Morodo Leoncio, al exconsejero de Trabajo y Seguridad Social, José Francisco Armas Pérez, a la exdiputada gallega Marisol Soneira Tajes, a los exdirectores generales de Emigración Agustín Torres Herrero y Pilar Pin Vega, al presidente de Banesco y de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez, y al Grupo FarmaAhorro”.

“Gracias al Estado español por haberme permitido ayudar a mis paisanos desde el silencio, del quehacer cotidiano y conformando un equipo de trabajo lleno de mística y profesionalidad”, lo que ha permitido obtener tan buenos resultados, asegura. De hecho, “dejamos unas reservas en moneda extranjera del 35 por ciento del total del dinero recibido en estos 11 años y medio y, adicionalmente, una cantidad suficiente en moneda local que permitirá cubrir las necesidades de la FES por un periodo no menor de un año sin recibir prestación económica ni reducir sus reservas”, asegura González Otero.

Entre otras iniciativas emprendidas en todo este tiempo gracias a esos recursos, alude a la compra y habilitación de dos propiedades de 500 metros cuadrados cada una, situadas en San Bernardino, en una de las cuales funcionan los servicios administrativos y médicos de la FES en Caracas. También hace referencia a la adquisición de propiedades en el Cementerio del Este.

“Nuestra gestión ha sido eficiente, honesta y productiva”, subraya el experto dermatólogo, quien corrobora sus palabras con los resultados de las auditorías realizadas a lo largo de estos casi doce años. “Desde la primera hasta la última, presentada en el último Consejo de Administración celebrado en noviembre de 2017, han sido aprobadas por unanimidad por los diferentes Consejos de Administración”, añade.

Respecto al equipo con el que compartió estos años de dedicación a la FES, lo califica de “excepcional” y cita de modo especial a Josefina Benítez Quintero, Emeterio González Pérez, Luis Couto Nogueira, Alfredo Rajoy Troitiño e Isabel Duarte Quintas. “Nosotros fuimos los fundadores” y conformamos un equipo de trabajo humano, capacitado, honesto y productivo”. También alude a Felisindo López Lorenzo, a José Carlos Prieto Rodríguez, a Jacinto Pérez Acosta y a Jesús Javier Pérez Rodríguez.

A todos ellos quiere expresar su “cariño, respeto y agradecimiento” por la “confianza” mostrada durante todo este tiempo, porque “tuve la suerte de contar con excelentes compañeros con gran sensibilidad social y conocimiento de la realidad vivencial de nuestros paisanos”, asegura, y añade: “La FES no sería lo que fue si no hubiera podido contar con el doctor Alfredo Rajoy Troitiño como gerente general. No me queda duda en señalarlo como el gran responsable de lo que la FES es hoy en día por su experiencia y bagaje profesional, sus principios humanísticos, su compromiso con la comunidad y con la FES”. También recuerda de un modo especial a Isabel Duarte Quintas y Emeterio González Pérez, al que califica como el “gran responsable de los logros y el éxito económico obtenidos”.

Además de los ya mencionados, también expresa su deseo de recordar a los exconsejeros laborales Manuel Luis Rodríguez González y Juan Santana Reyes; al embajador Dámaso de Lario Ramírez, el embajador Antonio Pérez-Hernández y Torra, con gran cariño y respeto por sus aportes, también a José Luis Ruiz Navarro, a Aurelio Miras Portugal y a Efraín Medina Hernández, y muchos otros.

“Fue una experiencia de vida muy satisfactoria que me llenó mi vocación de servicio, permitiéndome desarrollar la parte humanística que llevo en mis genes, compartida con mi labor en la Amazonía venezolana que llevé a cabo por muchos años, al igual que mi trabajo público en el Hospital Universitario de Caracas (HUC) por más de 30 años”, confirma.

Tanto es así que su paso por la FES le deja “un montón de amigos y la satisfacción del trabajo bien hecho”, así como “un cariño fraternal hacia mis compañeros del Comité Ejecutivo y un gran respeto y afecto hacia todas las personas que trabajan en la FES, que con todos nosotros conformaban la familia FES”. Por todo ello, fue distinguido con la Encomienda del Mérito Civil y con la Medalla de Honor de la Emigración en su categoría de Oro. “Nunca me lo esperé, ni nunca me creí merecedor de tales distinciones”. “Sentí que reconocían el trabajo de la FES en ese acto por lo cual fueron momentos inolvidables”. “Fue una agradable sorpresa que tengo que agradecer a los embajadores Antonio Pérez-Hernández y Torra y al otrora consejero de Empleo y Seguridad Social, Juan Santana Reyes por su deferencia”, afirma.

Dos son las razones que esgrime González Otero para dejar la Presidencia de la Fundación. Por una parte, el retorno; su intención de emprender un nuevo proyecto de vida en España y, por otra, la decisión de las nuevas autoridades de aplicar un modelo de gestión diferente al desarrollado en estos casi doce años de andadura, que no camina en consonancia con su visión de la FES. “Algo que funciona bien no se debe cambiar. (…) Durante más de dos décadas hemos sumados esfuerzos, voluntades y entendimiento, espero que esto no cambie y no se politice la Fundación, según asegura.

Respecto al primer asunto, hace hincapié en la situación en Venezuela, que permite contemplar la posibilidad del retorno, aunque “no todos pueden o quieren realizarlo”. La realidad del país “es dura” y “muchos la consideramos injusta, no esperada, ni deseada”, pero las circunstancias hacen que “no todos tengan la misma disponibilidad” para retornar. González Otero asegura que él y otros muchos llegaron hace ya varias décadas a Venezuela con la idea de regresar pronto” a su lugar de origen, pero “el país nos absorbió”, asegura. “Su gente, su democracia, el clima, las oportunidades de desarrollo y emprendimiento… formamos familias, echamos raíces e hicimos de esta tierra nuestra nueva patria”, pero “en los últimos años han surgido cambios en Venezuela” que les obligan a plantearse el retorno y es por eso que este especialista en dermatología podría regresar a su tierra.

De los que se quedan, no se olvida y les recuerda que existe un Estado, España, responsable, que vela por sus intereses y que da ayuda a quien lo necesita económicamente y desde el punto de vista de la salud. Por eso, garantiza a los afiliados a la FES que les dejan “sólidamente establecido el mejor sistema de Salud que existe en Venezuela”.

Cambios en la FES
El pasado 24 de noviembre en la reunión del Consejo de Administración de la FES, presidida por el embajador Jesús Silva Fernández en la sede de la Consejería de Empleo y Seguridad Social, se conoció sobre la modificación de los Estatutos de la Fundación España Salud, donde se cambió el Comité Ejecutivo por un Comité de Dirección que constará de cinco cargos: Director, secretario, tesorero y vocal, recayendo los mismos en el reconocido médico oncólogo, Álvaro Gómez Rodríguez, el consejero de Empleo y Seguridad Social José Santiago Camba Bouzas, Emeterio González Pérez, y Fernando Brea Morales, respectivamente. El quinto cargo por designar, el de subdirector, aun no se ha adjudicado.

Como consecuencia de esta modificación, la Administración del Estado contará con más representación en el Consejo de Administración, ya que se incluye al ministro consejero de la Embajada de España, en este caso cuyo titular es José Hornero Gómez. También la Presidencia Ejecutiva del Consejo de Administración pasa a manos del embajador de España, ya que antes era honorífica, y se contará con dos vicepresidencias, una en representación de Galicia, que estará integrada por Roberto González Pérez, presidente de la Hermandad Gallega de Venezuela; y la otra por Julio José Cabrera Rocha, director general de Relaciones Exteriores del Gobierno de Canarias.